miércoles, 31 de diciembre de 2008

EL BALANCE DEL AÑO

Lo que he sentido, lo que he sabido, nunca apareció en lo que he demostrado.
(Metallica. The unforgiven)
Y con esta frase despido este año de locuras irreconciliables y de un eterno marcado en los años posteriores, pues sirvió de mucho haber existido en estos doce meses que ayudaron a conocer un poco más a ese Jairo que nunca dejó ser conocido. Y como la costumbre es demasiado fuerte haré un balance detallado y sistematizado de los hechos más resaltantes ocurridos en el 2008.
Comenzaría con los inusuales meses de verano, donde comienzo con los estudios de un taller que demostró siendo más que eso, fue un centro del cual respetaré por siempre por lo que me llegaron a enseñar ahí, aunque ahora pase por difíciles situaciones.
Si he de hablar de situaciones que me dejaron por largo tiempo en eterna concentración, mencionaría primero la creación de este blog, que en meses de abril dio sus capítulos iniciales dando la idea de ser un proyecto del cual yo tenía pensado desde mi adolescencia.
Las escenas más intensas que recorrí en este tiempo fue en la lucha por la Universidad y sus problemáticas, fueron varios enfrentamientos con la Municipalidad, con la policía y con los mismos estudiantes, los meses donde se dejaron ver mayormente la lucha sanmarquina y su fuerza fue en los meses de mayo, julio y por último en diciembre.
En el mes de julio (mes de mi cumpleaños) inicio un proyecto con un grupo de chicos, que en la actualidad parece crecer, y debo aceptar que no creía que lo iba hacer, el proyecto se llama contracultura y se puede visualizar como un link en esta pagina.
En cuanto al campo netamente personal, he de mencionar varios momentos que en los años anteriores no creí que los iba a vivir.
Afrontar la despedida de una persona que fue algo en mi vida, me ayudó mucho en superar posteriormente mayores situaciones; sin embargo aunque los sentimientos cambien yo creo que aun se mantiene el recuerdo de las personas que más queremos, después que las cosas hayan salido mal con ellas.
En mi ya nombrada vida, los cuentos fueron un escape de mi realidad; fue el espacio donde podía soñar con las cosas que más anhelaba pero de ahí a verlo en la realidad ya era algo que mejoraba en mi vida, después de casi 8 años me encontraba con una persona que, como dije antes, anhelaba verla...sin embargo la realidad me ofrece otras cosas y otras sensaciones que no ofrecieron en los sueños, solo me quedó una ligera alegría y nada más; no pasó de ser un ligero cambio en mi vida pero que he de detallarlo en este balance.
El punto más notable en este año y que engloba la razón de por qué debo recordar este 2008 es lo que sucedió a partir del mes de setiembre; y aunque aún titubeo al dar cuenta de esto, pues es lo más personal que puedo contar en un espacio abierto; sé que menciono a terceras personas que no están involucradas en este blog (aunque saben la existencia de éste) y ello es el problema. A veces lo que plasmo en simples cuentos o pequeños relatos suelen tornarse en realidad, hasta cierto punto me alegra ello, pero no debe hacerlo. Era como iniciar un capítulo de un cuento extenso donde el personaje era el que escribía una historia que él no quería y que seguía no por parte del autor sino por parte de los personajes mismos, aunque este extenso cuento me ayudó a demostrarme por completo cómo era ese eterno personaje de los cuentos posteriores pero que en esta ocasión saltaba a la realidad. Y a en anteriores capítulos de este blog mencioné esto y si pudiera hacer todos los días un balance de como va esto estoy de seguro que es un ir y venir de situaciones que sólo yo me las creo.
El siguiente año, se supone vendrá con muchos cambios; cambios que yo no quisiera percibir pero que las condiciones se prestan para ello, y como todo proceso dialectico uno debe afrontar. Despido el año 2008 con un ligera sonrisa porque más allá de los fracasos y de los errores (y de las cosas negativas, en general) demostré a mí mismo que puedo cambiar, que puedo por lo menos descubrirme un poco y mostrar lo que yo siento y lo que sé.
Fue un año de sorpresas, de fracasos, de desilusiones, de luchas, de soledad, de compañía, de enfrentamientos, de reconciliaciones y de conocimiento a las personas. No me deseo un feliz año, no soy de los que sueñan con algo mejor; espero lo que venga y si ha de ser algo terrible, pues se ha de superar, para eso estamos mi Locura y Yo.

1 comentario:

lauri dijo...

Hola! Feliz año nuevo!! Te deseo lo mejor para este año que comienza, que esté lleno de buenos momentos y de nuevas ilusiones..y sobre todo de amor; mucho amor!!!
Un beso!
Y ya sabes,siempre hay una canción para cada momento...(año nuevo, blog nuevo)